domingo, 19 de septiembre de 2010

Te doy mi palabra y mi voz

Sé que ya pasó el día del amigo pero ¿qué pueden las fechas frente al sentimiento? Después de haber vivido ayer un maravilloso encuentro de hermanos en la hermandad de la palabra (justamente Te doy mi palabra 9, el festival de cuentacuentos que año tras año se realiza en Morón, junto con otras sedes) me siento desbordada de amistad y quiero hacer un regalo a mis amigos, a todos los que lean este blog. No elegí nada menos que Benedetti y su poema No te rindas:


No te rindas, aún estás a tiempo

De alcanzar y comenzar de nuevo,

Aceptar tus sombras,

Enterrar tus miedos,

Liberar el lastre,

Retomar el vuelo.

No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.

Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

Porque lo has querido y porque te quiero

Porque existe el vino y el amor, es cierto.

Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

Abrir las puertas,

Quitar los cerrojos,

Abandonar las murallas que te protegieron,

Vivir la vida y aceptar el reto,

Recuperar la risa,

Ensayar un canto,

Bajar la guardia y extender las manos

Desplegar las alas

E intentar de nuevo,

Celebrar la vida y retomar los cielos.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma,

Aún hay vida en tus sueños

Porque cada día es un comienzo nuevo,

Porque esta es la hora y el mejor momento.

Porque no estás solo, porque yo te quiero.

1 comentario:

  1. BENEDETTI Y VOS. VOS Y NOSOTROS. TUS SEGUIDORES. ABRAZO ENORME.

    ResponderEliminar