domingo, 9 de junio de 2013

Vejez


Se hacen lentas las horas
sobre el rectángulo de la mesa.
Tu rostro opaco parece buscar respuestas
en el temblor de las baldosas.
Titubea tu boca
entre palabras ajenas.
A veces te siento 
muralla lejana.
Otras veces te sé 
horizonte
espejo
íntimo anuncio
camino que andarán mis pasos
antes, un segundo antes
del abrazo final.

2 comentarios:

  1. Profundo y preciso. Realista, hermoso poema. Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bella, intensa y emotiva definición. Abrazo grande, amiga.

    ResponderEliminar