viernes, 1 de febrero de 2013

Marcas

Perro traicionero
tobillo mordido
dolor intenso
células trabajando
herida cerrada
pequeña cicatriz.

El alma en cambio
no es tan proclive
a la reconstrucción de los tejidos.
Lleva
sigue llevando
al cabo de los años
una dentadura completa
en el sitio exacto
de cada mordida.

2 comentarios:

  1. Qué bien decís, amiga, y con cuánta belleza. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Original, contundente...como esa mordida...abrazo.

    ResponderEliminar