viernes, 11 de mayo de 2012

Nacida del agua

Gotea el agua
lentamente
sobre la piedra
y va dejando poco a poco
su marca misteriosa
de universos infinitos.

Sin peso
despojada de mí
soy solo pies que danzan
y me sumergen
en su húmeda caricia de útero.

Recorre el agua
lentamente
las extensiones de mi piel
le perdona tiempos y caídas
vence los desvaríos de mi cabello
cobija mi sed en su blandura
y me nace
sostenida apenas
entre sus dedos.

2 comentarios:

  1. De gran belleza, amiga poeta... ¡Celebración del agua! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un poema que fluye, liviano, acariciante...ABRAZO.

    ResponderEliminar