martes, 4 de diciembre de 2012

A boca de pájaros

Y sí, otra vez fueron los colibríes. Basta con invocarlos suavecito, susurrando apenas, para que se hagan presentes y nos bendigan, como siempre. Desplegaron sus alitas, que se hicieron gigantes, maternales, y nos cobijaron. Fue el domingo 2 de diciembre, en La Casita, que una vez más abrió sus puertas para nosotros e hizo gala de su magia más deslumbrante. Intimidad, calidez, luces tenues, amigos fieles, narradoras noveles, poesía. La palabra de fiesta. Así fue el debut de las alumnas del taller de narración oral Bocaquecuenta. Nos llenamos la boca de cuentos para todas las edades; cada una desplegó sus artes palabreras y compartió emociones ante un público atento y encantado. ¿Si eso fue todo? Claro que no. También estuvieron los expertos, esos que suman experiencia y ternura, humildad y apoyo, ganas de disfrutar y compartir. Fueron los padrinos que necesitábamos para hacer verdadero el bautizo. Elena, Patricia, Miguel, Gustavo. Todos tienen un nombre común: AMIGOS. ¿Que cómo me siento? ¿Hace falta decirlo? Feliz.

2 comentarios:

  1. HUBO MAGIA, ARTE, AMIGOS Y GANAS...FELICITACIONES. GUS.

    ResponderEliminar
  2. Bello encuentro! Felicitaciones, abrazos y colibríes.

    ResponderEliminar